Usted debería cobrar cien veces más por su Curso

 

Yo ya tengo bastante edad y he conocido a mucha gente. He descubierto que la gente es egoísta y avariciosa y solo se preocupan de ellos y no ayudan a nadie. Ahora desde que me encontré con su tecnología, después de unos cuantos años puedo decir que usted es realmente diferente. Antes de tener contacto con su seminario yo nunca pensé que había gente como usted en el mundo. Ahora los años me han descubierto que usted no me mintió y que las técnicas que me dio son verdaderas y si funcionan. Yo he hecho una fortuna y empecé sin nada y lleno de deudas y con la esperanza destrozada. Yo creo que usted debería cobrar cien veces más de lo que cobra por su curso. Yo ya estaba resignado a una vejez en la escasez y ahora tengo de todo y cada día me va mejor y mis amigos y parientes no entienden lo que me ha pasado y yo les digo que se debe a las técnicas de su curso y la mayoría no me cree. Es cierto lo que usted dice de que la gente está buscando el milagro, en vez de usar su mente y sus talentos y superarse y prosperar. Ahora lo entiendo a usted. Mi fortuna me ha hecho entenderlo a usted. Les abrí una cuenta a cada uno de mis nietos y ya tienen para que cuando sean grandes vayan a la universidad aunque yo no pude ir y mis hijos tampoco. Yo también estoy ayudando, a mi forma, a que se termine el barrio pobre y medio pobre que usted dice, y me da mucho placer el hacerlo. También he descubierto que si les hago su tarea les hago daño porque nunca van a descubrir que si pueden superarse y lograr todo lo que deseen. Levanto mi copa y brindo por usted y los suyos. ¡Que tenga mucha felicidad por muchos años Señor Blanco.

 

Víctor C