Primero no me gusto y hoy me encanta

Tengo que decirle que yo asistí a su seminario y no me gustó y le envié por el internet mi opinión a mis amigos y a websites de quejas. En esa época yo estaba pasando por mi divorcio y por problemas de dinero y estaba súper negativo y enojado.  Sencillamente use su seminario para descargar mi enojo y recuerdo que hasta inventé cosas completamente falsas de usted y su seminario. Yo solo quería discutir y hacer daño con mi opinión, debido a que me sentía mal por que todo me estaba saliendo mal en la época en que asistí a su seminario. Debido a mi situación y a que tengo poca educación, no pude entenderlo y estuve todo el fin de semana del seminario tratando de influenciar negativamente a los asistentes que hablaron conmigo y me sorprendió que ellos tenían una opinión positiva. Después de seguir fracasando por un tiempo, por pura casualidad oí uno de sus mini seminarios en audio y me gustó y me suscribí y oí todo el curso y quiero decirle que mi opinión sobre usted cambió. Yo antes era un necio fracasado y enojado. Esta vez si lo entendí y le vi el valor y he venido usando sus técnicas y tengo que decirle dos cosas: Primero quiero que sepa que he hecho mucho dinero con sus consejos, y segundo quiero que perdone mi estupidez. Yo quiero que entienda que mis críticas no tuvieron nada que ver con usted, sino con mi situación cuando asistí. Sr. Fernando, siento mucha gratitud con usted porque usted aceptó humildemente mis quejas injustas y ni siquiera me contestó ni quiso discutir conmigo.  Cuanto lo siento. Le envío mi abrazo de hermano y le voy a decir que he venido reparando mi error porque le estoy diciendo a la gente lo bueno que es su entrenamiento y que no se lo pierdan por nada del mundo.

Anónimo