Lo había perdido todo y usted me lo regresó

Le estoy escribiendo este testimonio porque es importante para mi que usted sepa que en el año 2008 yo lo perdí todo. Había comprado 5 casas en los años 2005 y 2006 y las tenía alquiladas con intención de venderlas cuando subiera el precio. En esa época yo no era rica pero tenía un buen dinero ahorrado y tenía mis casas y mi empleo en el que ganaba bien y mi esposo también ganaba bien. Teníamos planes para retirarnos en apenas 4 años. Entonces el mundo se vino abajo. De la noche a la mañana ambos perdimos nuestro empleo y nos comimos los ahorros para mantenernos nosotros y mantener a las 5 casas que compramos para engordarlas, más la casa en que vivíamos nosotros. Cuando se nos acabó el dinero perdimos todas las 6 casas y encima quedamos endeudados. Fue imposible estar todo el día oyendo las críticas de mi esposo y decidí separarme de el. Nuestra historia de crédito se destruyó debido a que no pudimos pagar las deudas y nos va a hacer daño por lo menos por 10 años. En ese momento una de mis amigas me sugirió que tomase su curso y yo le hice caso sin saber lo que iba a pasar. Su curso fue como un milagro para mi. Me reorganicé, hice un plan y seguí los pasos poco a poco tal y como me indicaron sus técnicas. Fue muy duro, pero para hacerle la historia corta, hoy estoy ganando bien otra vez, y me reconcilié con mi esposo y somos felices, y pronto vamos a comprar una casa y dejar de vivir alquilado. Y todo eso se lo debemos a usted y solo a usted. Es cierto lo que dice usted. Lo que nos tumbó fue nuestro habito de no comprar conocimiento y solo comprar lo que se podía ver y tocar, por eso compramos las casas, en vez de pagarle una hora a un experto independiente para que nos diera conocimiento de como se compra una casa. Y con el préstamos cometimos el mismo error y nos dieron préstamos pésimos debido a nuestra carencia de conocimiento por el mismo hábito. Hoy ya sabemos que el mejor uso del dinero es invertirlo en conocimiento especializado sobre dinero y jamás vamos a caernos de nuevo. Yo estoy muy en deuda con usted porque usted me dio mucho. Yo lo había perdido todo y usted me lo regresó. Todavía lo veo y no lo creo. ¿De que planeta vino usted?

Sofía N. C.