Su Conferencia Anual no me la pierdo, no importa donde la de

Yo soy una persona intelectual y me recibí en la universidad, y creo que puedo aprovechar muy bien el volumen inmenso de técnicas financieras que usted da en sus seminarios y en El Seminario Anual y en el Reporte. Para mi El Seminario Anual con usted es algo muy especial. No solo porque es la única oportunidad que me queda de verlo en persona, sino porque puedo hacerle preguntas y obtengo la respuesta de inmediato. Tengo que felicitarlo por la calidad de su trabajo. Yo he asistido a muchos seminarios en mi país y en los Estados Unidos, y tengo que decirle que he gastado muchos miles de dólares asistiendo a seminarios. Cuando me encontré con el suyo pensé que seguramente sería de mala calidad por lo poco que estaba cobrando. ¡Cual sería mi sorpresa! Cuando asistí el primer día de inmediato vi la diferencia y puedo decirle que sus seminarios son muchísimo mejor que todos los que yo he visto. Los demás ni se le acercan. Yo se lo recomiendo a mis colegas cirujanos en el Hospital, y también a alguno de mis pacientes y amigos. Me encanta asistir a su Seminario Anual porque cada año que asisto me da la oportunidad de revisar y mejorar mi plan financiero. Es como el examen anual que hacemos en el hospital y que lo llamamos “el physical”, solo que no se trata de salud sino de dinero y de felicidad. Me encantaría tener la oportunidad de que nos viéramos frecuentemente, y lamento que vivamos a varias horas de avión, pero su Conferencia Anual no me la pierdo, no importa donde la de. Muchas gracias por tanto que me ha dado. Yo trasplanto corazones y arterias, pero usted trasplanta cerebros y debería estar muy orgulloso y satisfecho con su vida. Amigo Fernando. Simplemente muchas, pero muchas gracias por todo lo que usted ha hecho por mi y por los míos.

Dr. Miguel S.