Muchas gracias y felicitaciones

Me enteré de que usted ha decidido poner su seminario en audio. Creo que es una excelente idea y quiero felicitarlo por eso. Yo asistí al Seminario Blanco para Prosperar hace ya 18 años y me tardó un día para ir en avión desde mi país a California. Algunos de mis parientes y amigos han asistido durante todos estos años, pero otros me dicen que no pueden ir porque es muy lejos. Yo les digo que eso son excusas y que en la vida todo tiene un precio, pero ellos no me entienden. No me pueden entender porque están pensando igual que yo pensaba antes de asistir. Ahora ya no tienen que volar a California y pueden tener su seminario en audio y oírlo las veces que quieran. Hasta ahora ni uno me ha dicho que no tiene interés en suscribirse a los mini seminarios quincenales en audio del Curso Blanco para Prosperar. Estoy contento y mi esposa también está contenta porque tenemos unos cuantos parientes y amigos que tienen la mente cerrada y debido a eso les está yendo mal y están sufriendo sin necesidad. A nosotros nos ha ido bien. Mi esposa cree que usted es un santo que Dios nos envió. Han sido 18 años muy felices. Con su seminario logramos nuestra independencia financiera. Nos asombró lo fácil que nos resultó y lo rápido que lo logramos. Después de lograrla nuestra vida ha sido completamente diferente. Es como un nuevo mundo. Ahora nos levantamos cada día y en vez de sentir el dolor de la esclavitud del "tengo que", sentimos el placer de que no tenemos que hacer nada durante todo el día que no queramos hacer. Ya no cantamos la "canción del tengo que" como usted nos dijo. Ahora nos dedicamos a donar nuestro tiempo en dos hospitales y un ancianato y estamos haciendo donaciones considerables pero anónimas. Eso también lo aprendimos de usted. Tenemos ya dos nietos y nuestro hijo mayor ya logró su independencia financiera con las técnicas que usted le dio cuando el asistió con su esposa a su entrenamiento. A el le da por el arte y tiene un grupo musical y les está yendo muy bien. El dice que se debe a que mi esposa y yo le sugerimos que se tomara su curso, pero nosotros sabemos que no se debe a nosotros sino a el, porque el ha podido no tener interés en superarse. A mi esposa y a mi nos llena de satisfacción el ver que tenemos una bella familia que tiene abundancia y no se queja de nada, como vemos en otras familias, que se la pasan discutiendo por la carencia de dinero y de técnicas de felicidad. Nos encantó el que ahora el seminario está en audio porque estamos suscritos y lo estamos disfrutando como usted no se imagina.  Otra cosa es que usted ya sabe que tiene la invitación abierta para cuando quiera venir de vacaciones a visitarnos. Ya sabe que no tiene que pagar hotel, nuestra casa es grande y cómoda. Realmente nos encantaría que nos visitara porque le debemos mucho y porque sería muy placentero tenerlo como huésped aunque solo sea por unos días. Sabemos que usted no quiere que lo inviten a nada, porque dice que si acepta las invitaciones no podría tener vida privada, pero no obstante lo vamos a seguir invitando. Nuestro país es el más bello del mundo y tiene muchas cosas que ver y nos gustaría enseñarles a usted y a su esposa tantas cosas que no han visto. Sabemos que está lejos, pero vale la pena y les va a gustar. Anímense. Usted tiene mi teléfono y mi email. Queremos darle las gracias aunque sabemos que a usted no le gusta eso, pero no nos queda más remedio porque usted ha sido una bendición para nosotros y queremos que usted reciba las bendiciones que continuamente le pedimos a Dios que le de a usted y a su familia.

Luis D.