Le debemos la felicidad de nuestros hijos a usted

Mi esposa y yo le estamos escribiendo esta carta para darle las gracias. Sabemos que usted está ocupado y por eso le estamos escribiendo una carta corta, pero lo que pasa es que nos sentimos obligados a hacerlo debido a lo que ha pasado con nuestros hijos. Tenemos dos hijos, un varón de 18 y una hembra de 16. Antes de su curso Hortensia y yo estábamos usando con nuestros hijos las técnicas que nos dieron nuestros padres y estábamos teniendo problemas muy serios con ellos. Le hablamos de que sacaban malas notas y tenían malas amistades que los habían metido en fumar y drogas y perdedera de tiempo y hasta usaban palabras feas con nosotros y nos maltrataban. Nosotros tratábamos de controlarlos con dinero, aunque no teníamos mucho, pero no funcionó. Sus técnicas nos cambiaron el panorama. Esa tecnología maravillosa que usted inventó no tiene precio. En cuanto empezamos a usar su tecnología nuestros hijos empezaron a descubrir que sus amigos les estaban haciendo daño y consiguieron nuevos amigos y ahora todo es diferente y nos hacen caso y les encanta oír sus mini seminarios en audio. Nos da miedo el pensar que nuestros hijos iban camino de la cárcel o del cementerio. Usted lo cambió todo con su tecnología maravillosa. Que Dios lo bendiga. Ahora disfrutamos siendo padres y antes lo estábamos sufriendo. Usted nos ha hecho feliz a todos y el agradecimiento es grande y permanente

Roberto y Hortensia H.