Gracias, gracias, gracias

Gracias, gracias, gracias Fernando. Yo tengo la obligación y el placer de darte las gracias porque debido a tus conocimientos yo le he dado un vuelco a mi vida y tu tecnología me ha hecho lograr mi independencia financiera y yo y mi familia no podemos estar más agradecidos contigo. Todo pasó porque nos dejamos llevar de la mano y aceptamos que no sabíamos resolver nuestro problema de carencia de dinero y de felicidad. Es cierto lo que tu dices de que la prueba de que uno no sabe resolver su problema es que pasan los años y sigue atascado en el. Tu eres nuestro benefactor y nos has salvado de una vida de miseria y sufrimiento y queremos que cuentes con nosotros para lo que sea. Tu tienes nuestro teléfono. Esperamos que nos veamos pronto. Mientras tanto seguimos oyendo tus seminarios en audio todos los días en el carro y fuera de el. Mil gracias, Fernando.

Amadeo F.